Music

Charly D y la moda de los 80

Revive la loca moda de los 80 a través de los iconos de la música, el cine, la televisión y el hipermoderno vestuario de Charly D

Los años en los que éramos felices y todo en España era una movida

Son muchas las publicaciones, libros, series, etc. que estan revisando los años 80 en España. ¿Fue una época de verdad prodigiosa? Los españoles que se mueven ahora entre los cuarenta y algo y los sesenta años coinciden en que sí. Era una época en la que todos pensábamos que otro mundo era posible, inmersos en profundos cambios sociales, una nueva televisión (series y programas que se instalaron para siempre en nuestro recuerdo), los primeros videojuegos, los anuncios que abrieron la época del consumismo desenfrenado y, cómo no, la revolución sexual, los libros superventas de la época, los cardados, las hombreras, los enormes teléfonos portátiles y la Movida madrileña. Fueron, desde luego, unos años marcados por el optimismo y el estímulo creativo.
Aquella, sin duda, fue una época hedonista, de vivir el presente, de transgresión, contracultura, y un ansia efervescente de modernidad.

Ello se manifestó, por supuesto, en la moda. Revisar hoy la imagen de algunos de los grupos de la época es un divertido ejercicio de liberación estética en el que es imposible contener la sonrisa. Especialmente con los grupos  tipo glam. Con ellos la industria de la laca se hizo de oro, y aún así aquellos peinados me parecen imposibles de reproducir hoy en día. Está claro que las lacas ya no las hacen como las de antes.
Sin palabras...
Aquí en España tampoco nos lo montábamos mal
Pero esta revolución estética no se quedó en las pantallas de TV y en las portadas de Súper Pop, sino que saltó a la calle. En la Movida Madrileña y en la moderna Barcelona las noches se llenaban de una fauna variopinta con un aroma profundamente underground, hortera y desenfrenado, como podemos ver en esta fotografía rescatada de la extinta y mitica sala Rock-Ola
En ese contexto, revisar la estética de Charly Danone en sus actuaciones de los 80 nos coloca en la más rabiosa modernidad estética. Para lo que recordamos esos años, los modelitos de Charly parecen autéticos iconos sacados de imprescindibles fanzines de la época: todo un catálogo de corbatas finisimas, corpulentas hombreras, ropas de plástico fino, pantalones hasta el ombligo de vuelos imposibles, etc. Lo que tendréis que reconocer conmigo es que, a diferencia de muchos de sus contemporáneos, y al igual que sucede con el diselo gráfico de sus discos y la pegada de sus canciones, el estilo de Charly Danone a envejecido con dignidad y sigue pegando con fuerza.
Si, debo reconocer que echo de menos aquelos años 80. Años en los que todos eramos felices, aunque no lo supiéramos. En los que descubrimos tantas cosas, en los que creíamos que todo era posible, que podíamos cambiar el mundo al ritmo sincopado del Italo Disco, calzando unas buenas hombreras y o disfrutando del placer estético, ingenuo y algo gore, de que una bellísima y malvada mujer lagarto devorara un enorme ratón para desayunar.

¡Felices 80!