Music

Charly Danone y el H-NRG en América

Descubre las aventuras de Charly Danone en su gira por USA, México, Chile y Perú

Los años 90 y la insaciable avidez de los Peruanos por la música

Charly Danone es un referente reconocido del H-NRG y el Italo Disco en Latinoamérica, sobre todo en México, donde el fenómeno asociado al H-NRG es una auténtica subcultura poderosa y con predicamento en el país azteca, tanto que merecerá un post en breve.

Fué en los 90 cuando Charly realizó su primera incursión en latinoamérica, contactado por Diego Magne, músico, productor e integrante del grupo DC 3 que con su “Qué descontrol” alcanzó en el 92 un gran éxito internacional, y en España el nº1 de Los 40 Principales.
Charly Danone actuando en el programa estrella de las noches peruanas en el 96
En aquel viaje llamó poderosamente la atención de Charly el enorme interés de los Peruanos por la música, que la consumían y disfrutaban de forma compulsiva. Allá por el 96 en muchos restaurantes ya contaban con enormes TV de plasma de dos metros, emitiendo constantemente vídeos musicales a los que los lugareños atendían mientras comían como si de un partido de fútbol se tratase.

La gira por Perú durante 15 días fue frenética, actuando en todos los programas de radio y televisión importantes en prime time, y en todo tipo de locales, estadios, colegios, reuniendo entre 2.000 y 5.000 personas. En aquella época, en la que los teléfonos móviles eran unos aparatosos y carísimos cacharros exóticos, el mánager Diego Magne se pasó pegado a una cabina de teléfonos. Dos pasitos: cerveza, cabina. Actuación, cena, cabina. La estética del momento no tiene desperdicio, como queda inmortalizada en la foto. La expedición fué todo un éxito y de un ritmo frenético que empezó, como no podía ser de otra forma, con un terremoto que alcanzó una magnitud de 5 puntos, la primera noche…
Sin palabras...

Actuar en México y sentirse como Michael Jackson

El retorno de Charly a los escenarios en 2017 comenzó por todo lo grande con una gira por Europa, California y México. La experiencia mexicana fue, desde el inicio, excepcional y sorprendente para un artista que llevaba décadas fuera de juego. Nada más llegar al aeropuerto de México DF Charly se encontró con una  pancarta con su nombre… de 6 metros. En la prueba de sonido de su primera actuación tuvo que dedicar, nada más entrar por la puerta del local, casi una hora para autógrafos, videos, fotos… y lo mismo al terminar la prueba. Lo trataban y admiraban como si fuera Michael Jackson ¡Qué pasaría entonces  al acabar el concierto!… Pues lo que ocurrió fue que durante dos horas Charly firmó autógrafos para fans que hicieron cola durante dos horas —la mayoría hombres— que acudían con su vinilo de los 80 para que Charly lo firmara.

Despues de mil anécdotas, mordidas a las autoridades locales para que permitieran una actuación que contaba con todos los permisos —mientras 5.000 personas esperaban en la puerta de local— etc. etc., la experiencia acabó con una entrevista en un Chalet de lujo tipo  Falcon Crest (referencia para los más viejos) que culminó en una inesperada cena de gala con sirvientes y dj que pincharon los vinilos clásicos de la época dorada de un Charly Danone exultante que en aquel 2017 volvió a apasionarse por un mundo —la música— que abre fronteras y corazones.